Déficit de atención con hiperactividad: Un mal invisible

El TDAH o déficit de atención con hiperactividad, se creyó durante muchos años que era un problema exclusivo de los niños y adolescentes. Esta enfermedad asociada a la deficiencia de atención, la impulsividad y un grado en ocasiones incontrolables de movimiento, se ha determinado según estudios clínicos que también afecta en gran medida también a los adultos.

Circunstancias clínicas del TDAH

En las personas adultas, esta enfermedad constituye una evolución del síndrome, un mal que le acompañará por el resto de su vida y con el que deben aprender a convivir, y se maneja dentro de dos posibles circunstancias:

  • Por evolución. Muchos niños o adolescentes no son diagnosticados a tiempo, o no cumplieron un tratamiento adecuado, y llegaron a la edad madura sin ser atendidos correctamente. En ocasiones también sucede por omisión de los padres o desconocimiento.
  • Por resistencia a la enfermedad. Algunas personas que han sido diagnosticadas y tratadas a tiempo, generan resistencia a los medicamentos y tratamientos, y continúan con la enfermedad en la edad adulta.

Enfermedades asociadas al déficit de atención con hiperactividad

Algunas enfermedades asociadas al TDHA están relacionadas con trastornos en el estado de ánimo, como la depresión, la bipolaridad y la distimia. Otras tienen que ver con la ansiedad generalizada, como la angustia y la fobia social. Y en casos clínicos crónicos, trastornos obsesivos-compulsivos.

En otras personas es frecuente observar, desordenes del sueño y abuso de sustancias perjudiciales como el alcohol, drogas o abuso en el consumo de fármacos.

Calidad de vida Vs TDHA

Cuando la enfermedad persiste en el tiempo, se convierte de alguna forma en un obstáculo para las personas que la padecen (estén conscientes de ella o no). Uno de los puntos más controversiales es su calidad de vida, la cual disminuye progresivamente hasta abarcar todas las facetas de su desarrollo.

Los síntomas del déficit de atención con hiperactividad, generan que el individuo cometa errores muchas veces básicos, y desaciertos burdos al ejecutar tareas.

Otros síntomas que pueden afectar son:

  • Tendencia al desorden y a organizar el tiempo jerarquizando actividades.
  • Incapacidad de plantearse metas alcanzables.
  • Olvido de cosas básicas en las situaciones diarias.
  • Pérdida frecuente de objetos.
  • Dificultad para leer y concentrarse en tareas específicas que demanden un extra de atención.

¿Un mal invisible?

La impulsividad es uno de los detonantes más frecuentes en los adultos que sufren de déficit de atención con hiperactividad. Es por ello que suele pasar desapercibida, formando parte de un comportamiento ‘normal’. Sin embargo, se debe estar atento a otros factores, como los cambios repentinos de humor (pasar de la risa al llanto de inmediato), y la irritación por sucesos que no demanden importancia, es decir, contrariedades menores, mal toleradas.

Tratamientos indicados para el TDAH

Por lo general, el déficit de atención con hiperactividad, es tratado con el uso de fármacos recetados por un especialista. Este tratamiento, resulta vital para que el individuo logre respuestas favorables en su entorno, y aunque a veces no es suficiente debido a tantos fracasos, frustraciones o situaciones donde se ha experimentado vulnerabilidad extrema, es necesario seguirlo para poder mantener un equilibrio en la vida diaria.

Uno de los medicamentos prescritos clínicamente para combatir esta enfermedad es el Modafinilo, que funciona como un estimulante del sistema nervioso central (neuro-estimulante), y que junto con los antidepresivos y los precursores de las aminas cerebrales (aminoácidos y vitaminas), actúan conjuntamente para establecer patrones de tranquilidad y atención en el paciente. Sin embargo, algunos especialistas han advertido sobre las graves consecuencias del consumo prolongado de este fármaco, ya que en algunas personas puede resultar altamente adictivo. Esto se debe a su poder de acción sobre la dopamina, quien es la encargada de proporcionarle placer al cerebro.

Recomendaciones finales

El déficit de atención con hiperactividad, puede ser sobrellevado por quienes lo padecen, solo hay que saber cómo manejarse a nivel de los fármacos y recibir apoyo constante de la familia y amigos.

El BrainPlus IQ, es un nootrópico (medicamento inteligente), potenciador de la memoria hecho a base de ingredientes 100% naturales, este representa una excelente opción para aquellas personas que padecen de TDAH, pues no posee riesgos de adicción. Lleva al cerebro a una concentración intensa y genera claridad mental y precisión cognitiva, gracias a su composición de Fosfatidilserina en estado puro, que hace funcionar correctamente todas las células del cerebro. Adicionalmente, está aprobado por la FDA de EE.UU.

Contar con una adecuada psicoterapia, de mano de un especialista también es fundamental, para ello recomendamos una psicoterapia-cognitiva-conductual, pues puede generar resultados en un mediano plazo. Esta terapia constituye una especie de ‘drenaje’ donde los pacientes con déficit de atención con hiperactividad, encuentran sosiego a sus niveles de ansiedad, una gran carga que les puede llevar a la depresión si no se libera correctamente.

4 (80%) 1 vote

Comparte tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.