¿Sufres de déficit atencional? ¡Descúbrelo aquí!

Estos últimos años se ha hecho cada vez más frecuente el escuchar que algunos niños presentan déficit atencional, lo que los lleva a tener problemas de comportamiento o rendimiento escolar bajo y que los síntomas pueden persistir al ser personas adultas. Por eso es importante comprender qué es.

¿Qué es el déficit atencional?

Es una disfunción de cuyo origen es neurobiológico e implica una inmadurez en los sistemas que controlan el nivel de movimiento, la atención y la impulsividad. Suele afectar a los niños, especialmente a los varones, sin embargo, adultos mayores de 18 años pueden tener persistencia de los síntomas si sufrieron de déficit atencional siendo niños.

¿Cuáles son las causas que llevan a una persona a sufrir de este problema?

La causa principal del déficit atencional es la herencia, cerca del 75% de los casos de este trastorno es a causa de origen genético. Sin embargo, determinar el origen es difícil, ya que la patología no es causada por un solo gen y los genes interactúan entre sí. Hay muchos implicados, en especial los sistemas que regulan la adrenalina, dopamina, y serotonina, entre otros. Es una herencia compleja y poligénica porque también interactúan entre ellos.

También existen factores como los relacionados con el embarazo, parto y los primeros meses de vida, que pueden originar déficit atencional, estos factores pueden ser el consumo de alcohol y tabaco durante el embarazo o la presencia de sufrimiento fetal.

¿Cómo se comportan las personas con este problema?

El déficit atencional en adultos se manifiesta de forma diferente que en niños, reduce notablemente la hiperactividad de la persona, mientras que los síntomas de déficit atencional se pueden observar a la hora de realizar tareas (centrarse en una tarea específica, cumplir plazos de entregas, etc.) Esto puede afectar sus funciones en varios ámbitos de la vida.

Síntomas relacionados con el déficit atencional:

El principal síntoma es que los afectados son incapaces de mantener la atención por mucho tiempo. Además, les cuesta hacer todas las tareas que requieran un esfuerzo mental. El principal lugar donde se pueden observar estos síntomas es en el lugar donde trabajan, los jefes o compañeros de trabajo pueden presentar quejas acerca de este problema, pero también pueden observarse síntomas en casa, como por ejemplo cuando el paciente tiene que organizar sus cosas.

Sin embargo, otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para prestar o mantener la atención.
  • No atienden a detalles, suelen cometer errores.
  • “Sordera” ficticia.
  • No siguen instrucciones y no finalizan las tareas.
  • Es muy difícil para ellos organizarse.
  • Mal manejo del tiempo.
  • Les es muy fácil distraerse por estímulos externos.
  • Son olvidadizos en las actividades diarias.
  • Pierden y olvidan cosas que son necesarias para su actividad.
  • Evitan labores que necesiten un esfuerzo prolongado.

¿Existe una manera de prevenir que este problema afecte a una persona?

Esta es una disfunción cerebral que no puede prevenirse, sin embargo, los cuidados generales de salud durante el embarazo y la prevención del consumo de tabaco y alcohol durante la gestación, así, como un parto bien asistido podrían ser una buena fuente de prevención, por no decir que la única.

Otra prevención, puede ser empezar el tratamiento lo más pronto posible una vez que esta patología haya sido diagnosticada en el paciente, así, podrían prevenirse algunos otros problemas asociados al déficit atencional.

Es importante tomar en cuenta que existen 3 tipos de déficit atencional, que detallaremos a continuación:

  • El más frecuente es de tipo combinado, en el que dan síntomas de falta de atención, impulsividad e hiperactividad.
  • Luego tenemos en donde el paciente solo presenta síntomas de falta de atención, no son hiperactivos, no se mueven mucho, no hablan mucho, sin embargo les cuesta rendir en sus estudios, en el trabajo o desarrollar funciones en cualquier tipo de ambiente.
  • Por último, está el grupo donde los pacientes presentan sólo síntomas de hiperactividad, este es el menos común de todos.

¿De qué manera puede diagnosticarse esta patología?

Diagnosticar este problema es una tarea complicada, se hace a través de la observación de la conducta del afectado y con una entrevista clínica con sus familiares. También puede complementarse este diagnóstico con testeos con escalas para evaluar la conducta del paciente, son rellenadas por los familiares, estos test aunque no sean necesarios ayudan a conocer el perfil cognitivo del afectado.

¿Cómo puede tratarse este problema?

El principal tratamiento es la terapia farmacológica, ya que nos permite corregir la disfunción cerebral durante las horas que haga efecto, es el tratamiento que más resultados ha dado. También es importante que todos en el entorno familiar de la persona afectada sepan de qué se trata este trastorno, a su vez, también hay que explicarle al paciente el problema que tiene y ayudarle brindándole estrategias que le permitan mejorar su falta de atención.

También puede ayudar a aliviar este problema cierto tipo de suplementos que promuevan una mejoría en el sistema nervioso, sin embargo, hay que tener cuidado con qué tipo de suplementos nos topamos, por ejemplo, el Adderall puede tener efectos secundarios muy fuertes sobre la salud, como por ejemplo hacerlo sufrir de enfermedades cardiacas como taquicardia o hipertensión arterial.

Otros suplementos cómo BrainPlus IQ puede tener mejores efectos sobre la persona, ya que es suplemento elaborado a base de ingredientes completamente naturales como Ginkgo Biloba, Acetil-L Carnitina y Glutamina, además de contener vitaminas y antioxidantes que neutralicen los radicales libres que pueden producir enfermedades degenerativas en nuestro cerebro.

Vota este artículo

Add Comment