Pestañas postizas: lo que debes y lo que no debes hacer al usarlas

A pesar de no ser el mejor de los métodos para resaltar la mirada, muchas mujeres me siguen preguntando sobre usar las pestañas postizas. Por eso, quiero expresarles mi punto de vista sobre la mejor forma de que queden bien, si de verdad deseas usarlas.

Usar pestañas postizas requiere de paciencia y de tiempo para aplicarlas de modo que se vean bien. Si no puedes hacer esto, entonces es mejor que no las uses. Tampoco las recomiendo sobre una base frecuente, ya que el uso habitual de su pegamento puede arruinar las pestañas naturales.

Para mí, es preferible informarse sobre cómo hacer crecer las pestañas. Aunque de todas formas, si vas a usar este tipo de recursos, te aconsejo prestes atención a lo siguiente.

El uso de las pestañas postizas

Las pestañas postizas pueden verse bien si realmente reparas en todos los detalles. Se habla mucho de ellas, pero en mi opinión MENOS ES MÁS. Esto quiere decir que cualquier cosa que hagas para resaltar tu atractivo tiene que ser lo más natural posible. Si deseas usar pestañas postizas hay cosas que debes y que no debes hacer:

Lo que DEBES HACER

  • Debes elegir un par que sea levemente más larga que tus pestañas naturales. De usar un modelo demasiado largo, se notarán de inmediato que son artificiales.
  • Al usar el pegamento en las pestañas, debes déjalo secar por 30 segundos, de lo contrario no se pegarán adecuadamente.
  • Cómo dije antes colócalas con paciencia para que se adhieran con prolijidad al párpado.
  • Cuando las retires, aplica un removedor de maquillaje suave, hecho de óleos vegetales.
  • Emplea en tus pestañas aceites naturales como el de ricino para contrarrestar el uso frecuente de estos postizos.

Lo que NO DEBES HACER

  • Si es la primera vez que las usas no elijas un modelo demasiado largo o “dramático”. Te molestarán un montón al no estar acostumbrada a llevarlas.
  • Nunca uses pestañas postizas sin cortar el sobrante primero. Antes de pegarlas colócala sobre tu ojo alineándolas desde el centro hacia fuera. En esta parte corta lo que te sobre.
  • No uses demasiado pegamento. Emplea solo lo suficiente a lo largo de la pestaña. Es más que suficiente para que se adhiera al párpado.
  • Ten cuidado con tus pestañas cuando te las saques. No querrás que tus pestañas naturales se te quiebren.
  • Nunca duermas con estos postizos puestos. Puedes ser el principio de una irritación o infección en el ojo.

Más cosas que puedes hacer por tus pestañas postizas

  • Para que se ajusten más fácilmente al ojo enróllalas a la base de un cepillo de maquillaje. Elije uno que tenga al menos 1 cm de diámetro.
  • Si tienes ojos claro o color almendra, elije pestañas que sean de color negro, ya que el contraste te quedará mucho mejor.
  • Coloca el espejo en una posición inclinada u horizontal al colocarte las pestañas postizas. Esto te ayudará profundamente con la tarea.
  • Si solo quieres aplicar un poco de volumen basta con que cortes la pestaña en pequeños conjuntos. Aplícalos a lo largo del párpado con una pequeña separación.
  • Al quitarte las estas utiliza un hisopo o cotonete empapado en el desmaquillante. Pásalo suavemente a lo largo de las pestañas, y ayúdala a que se desprenda sola. Evita tironear de ella.
  • Lava tus pestañas postizas en un bol agua tibia y detergente. Déjalas remojar un poco, asegurándote de que se limpien los restos de maquillaje.
  • Cuando uses las pestañas aplica más pegamento en las puntas que en el centro.
  • Para no excederte con el pegamento usa la punta de un invisible para distribuirlo a lo largo de la uña.
  • Guarda tus pestañas en un pastillero desinfectado.
  • No prestes tus pestañas personales. Sin importar cuan cuidadosa sea la otra persona es de uso personal. Intercambiarlas aumenta el riesgo de contagiarse de infecciones o irritaciones.

Ventajas del uso de pestañas postizas

Las pestañas postizas pueden ser un buen look para momentos especiales en los que se quiere resaltar la mirada. Se ven brillantes, llamativas y lucen muy bien con el maquillaje de noche.

Son un buen método para aquellas mujeres que tienen pestañas que incluso con rímel no se resaltan demasiado. En líneas generales, brindan un pequeño toque de glamour.

Desventajas de las pestañas postizas

Este tipo de pestañas, a pesar de ser llamativas, tienen un aspecto artificial. Esto no es favorable para un look frecuente o diario. Requieren de mucho maquillaje para que parezcan integradas a las facciones.

No puedes olvidar de que implican el uso de elementos artificiales sobre el ojo. Si bien su pegamento ha sido diseñado para no presentar ningún riesgo para la salud, siempre existe el riesgo de que produzca irritaciones o molestias.

Aumenta el peligro de que abunden impurezas provocadas por el maquillaje o el pegamento. Además implica la manipulación de las pestañas naturales, que se ensucian fácilmente de estos cuerpos extraños.

Por lo que he podido experimentar, este es un buen recurso para emplear en momentos especiales. Si vas a asistir a una fiesta nocturna o a una boda en la que debe verte bien, vale la pena que las uses.

No me parece la mejor salida para el uso continuo o diario. Es poco probable que tengas el tiempo de colocarlas bien, y quitarlas adecuadamente antes de irte a dormir, al menos en el trajín de todos los días.

Esta clase de uso y abuso, tiene consecuencias en las pestañas naturales. Muchas seguidoras de mi blog me han contado que luego de usarlas todos los días, sus pestañas han terminado por debilitarse. Y no exageran, me han enviado imágenes para probarlo.

En lugar de utilizar pestañas postizas yo recomiendo probar formas de hacerlas crecer de forma natural. Cuidados diarios, nutrición e hidratación pueden lograr maravillas en forma que antes no habías imaginado.

Add Comment