¿Por qué no funcionan las dietas para bajar de peso rápido?

Si estás enfrentando el sobrepeso, es posible que hayas intentado muchas dietas para bajar de peso rápido. Y te apuesto que también, como le ha sucedido a muchas personas, esta no ha funcionado o su éxito ha durado muy poco tiempo. Esto colabora a un sentimiento de profunda desilusión la cual no hace más que motivar el abandono de toda iniciativa para bajar de peso.

El problema es que el enfoque tradicional de las dietas de modas es incorrecto. Prometen maravillas en poco tiempo y no consideran todos los factores que están relacionados con el estilo de vida inadecuado que la mayoría de las personas suelen llevar.

Es posible bajar de peso, mediante un enfoque más completo que vaya más allá de las dietas para bajar de peso rápido. Puedes regular tu organismo y de verdad estás dispuesta a hacer lo que debes, y a cambiar tus costumbres diarias. Puede ser un poco difícil al principio, pero si persistes, en poco tiempo lo harás parte de tus rutinas diarias.

¿Cuál es el problema de las dietas para bajar de peso rápido?

Hay muchas cosas que no consideran la mayor parte de este tipo de dietas. Frecuentemente se las presenta en revistas femeninas, o en infinidad de sitios de Internet como si fuesen infalibles. No obstante, tienen los siguientes defectos:

Te hacen pasar hambre

Si una dieta provoca que sufras hambre, entonces no funcionará. Hay dos cosas que pueden pasar si te apegas a un plan de dieta tan extremo. El primero es que fallarás en seguirlo, ya que al tener hambre, solo aumenta tu ansiedad y por lo tanto, lo más probable es que cedas ante el deseo indiscriminado de comer bocaditos o comida chatarra.

Por el otro lado, si sigues estrictamente estas dietas para bajar de peso rápido, comenzarás a perder nutrientes en lugar de grasa. Cuando repentinamente se limita el alimento, el cuerpo interpreta que está en una época de escasez frente a la naturaleza, y terminará por acumular más grasas. El resultado: ningún kilo perdido a pesar del sufrimiento.

Tienen un efecto rebote

Siempre que se sigue una dieta, se teme al efecto rebote. Pero esto no es más que la consecuencia lógica del tiempo limitado en que se sigue una dieta. Cualquiera de estas propone un plan de comida por cierto tiempo, como 15 o 20 días.

Durante el tiempo en que se sigue estas dietas para bajar de peso rápido, es posible que se pierdan unos kilos. Pero luego sucede que si al terminar vuelves a comer las mismas cosas que antes, y de la misma forma, el sobrepeso volverá. Por eso sus resultados son limitados.

Provocan debilidad

La mayoría de las dietas para bajar de peso rápido, privilegian una clase determinada de alimentos. Muchas de estas o favorecen los vegetales o las proteínas. Pero excluyen un balance entre ambos.

Esto hace que falten otros nutrientes y como consecuencia se experimente debilidad o languidez. Y cómo consecuencia se tienden a retener los lípidos, en función de beneficiar al organismo.

Prometen que bajarás X cantidad de kilos

Pensar que por seguir alguna de las dietas para bajar de peso rápido te garantizará que perderás cierta cantidad de kilos, ya sean 3, 5 o 10 kilos es una ingenuidad. No pueden pesar esto en función de números, ya que no todos los metabolismos funcionan igual.

Cuando no obtienes esto, simplemente te desilusionas y para olvidarlos, vuelves a comer caramelos o esas deliciosas latas de helado. También te convences de que estás condenada a tener sobrepeso… ¡nada más lejos de la realidad!

El método correcto

Entonces, si las dietas para bajar de peso rápido no funcionan… ¿Qué es lo que realmente puedes hacer? En realidad hay que sacarse de la cabeza la idea de hacer cambios inmediatos, sin modificar las costumbres.

Puedes bajar de peso, si realmente te decides por comer de forma saludable y hacer ejercicio. Además, debes proponerte transformar tu estilo de vida. No es fácil, pero es posible. Por eso presta atención a lo siguiente:

Elimina los alimentos incorrectos

Puedes consultar a un nutricionista, pero seguramente sabes reconocer que si has subido de peso, es porque has comido alimentos inadecuados. Tú, como muchas personas, tienes en tu dieta comidas con aceites polinsaturados y muchas harinas. Si sumas esto a un estilo de vida sedentario, estas son las fuentes de este problema.

La comida chatarra o los alimentos precocinados, que han pasado por gran cantidad de procesos, también deben salir de tu vida. De lo contrario, ninguna de las dietas para bajar de peso rápido funcionará.

Alimentación balanceada

Para que cualquier régimen funcione, debes comer alimentos de toda clase, en estado natural, en comidas caseras. Deben incluir todos los grupos: vegetales, frutos, cereales, carnes y otras proteínas.

Si sigues una escala de nutrición básica, notarás que deben contener más que nada vegetales frutos y cereales en gran medida. Incluso, debes incluir carbohidratos en sus formas más saludables, ya que los necesitas para tener energía.

Desintoxicación con agua

Lo que deberían nombrar las dietas para bajar de peso rápido es la necesidad de beber mucha agua. No es solo necesaria para vivir, es importante para eliminar las toxinas del organismo. De este modo todo el sistema se renueva y se dispone a bajar de peso con efectividad.

Comidas en horarios regulares

Hay un dicho que dice, que debemos desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como mendigos. ¿Qué quiere decir esto? Es muy simple: al iniciar el día es necesario desayunar de forma completa. Es importante comer bien, para empezar con vigor y no caer en tentación de comer de más.

Al mediodía es vital alimentarse bien, incluyendo alimentos variados y muy nutritivos, pero no en demasía. Luego, en la cena lo mejor es comer livianamente. El metabolismo por la noche está lento, y como consecuencia, tiene dificultades en convertir los alimentos en energía. Si hay sobrepeso, lo único que hace es crear más grasas.

Ejercicio

Mover el cuerpo y hacer que gaste calorías, es vital para bajar de peso. Sin importar lo que propongan las dietas para bajar de peso rápido, esto es vital para lograr un cambio significativo.

Como suelo decir, ¡hay que moverse! Comienza por caminar, correr o hacer cualquier cosa que te guste. Incluso, si vives en un edificio puedes bajar y subir por las escaleras, si no tienes prisa. Son pequeñas cosas que pueden hacer una gran diferencia.

Suplementación para bajar de peso

Finalmente hay un factor que puede ayudar a tener resultados más efectivos que los que prometen las dietas para bajar de peso rápido. Y con eso me refiero a la suplementación con comprimidos naturales.

Hay muchas opciones que pueden ayudarte a quemar las grasas, junto con una alimentación saludable y ejercicio. En particular, yo recomiendo la más efectiva que son las pastillas de Garcinia Cambogia. Estas poseen HCA o ácido hidroxicítrico el cual quema las grasas y provee una sensación de saciedad que ayuda a limitar los deseos ansiosos de comer.

De todas las marcas existentes en el mercado, la más importante es Pure Cambogia Ultra, que comercializa los comprimidos de mayor calidad. Estos tienen el 60% de HCA, lo que ha sido comprobado por numerosos laboratorios. Además no posee aditivos ni conservantes artificiales. Por eso, provee el mejor resultado.

Las dietas para bajar de peso rápido fallan también porque no consideran un cambio en el estilo de vida. Si logras hacer esto, bajarás de peso de verdad, y tendrás una excelente calidad de vida.

Vota este artículo

Add Comment