Reconocimiento de la dignidad humana
(Por Mujer Nueva, , 2008-05-29)
La dignidad, en general y en el caso del hombre, es una palabra que significavalor intrínseco (va dentro de él), no dependiente de factores externos. Algo es digno cuando es valioso de por sí, y no sólo ni principalmente por su utilidad para esto o para lo otro. Esa utilidad es algo que se le añade a lo que ya es, que se puede tener o no, es accesoria.

Lo digno tiene valor en sí y, porque tiene valor, debe ser siempre respetado y bien tratado. En el caso del ser humano su dignidad reside en el hecho de que es, no un qué, sino un quién; Este carácter único de cada persona alude a esa profundidad creadora que es el núcleo de cada intimidad: es un "pequeño" absoluto.

Consecuencias inmediatas del reconocimiento de la dignidad humana

1. Un animal es un individuo más dentro de su especie; en cambio un ser humano, por ser una unidad personal de espíritu y cuerpo, trasciende a la misma especie. La pertenencia a la misma especie humana, nos hace a todos sujetos con la misma dignidad.

2. Cada ser humano no es sólo un individuo más dentro de la especie y en caso de elección no se puede decir que la especie priva sobre el sujeto.

3. Si cada ser humano es un absoluto, nunca un ser humano puede usarse como medio de otros para conseguir unos fines, por muy loable que sea este fin. Experimentos como engendrar hermanos para curar a otro, nunca se pueden legitimar. Son comportamientos in-humanos, y antinaturales. La ciencia es digna en la medida en que sostiene su actuar en la ética natural. No todo lo que se puede es ético y el fin “bueno” (terapéutico) nunca justifica los medios “malos”.

4. No se pueden hacer excepciones acerca de quien posee esta dignidad y quien no, pues hacerlo es contrariar el principio elemental de “no contradicción”.

5. Cuando no se acepta este valor de un ser humano en sí mismo, se abre la puerta que conduce a dejar de respetarla.

6. Ser justo con el ser humano significa tratarlo de acuerdo a lo que es él, por sí mismo, respetando su forma propia de ser (naturaleza humana), y sus fines naturales.

7. El respeto a la vida de cada ser humano es necesario para se de su existencia. Un ser humano, si no vive, no existe; por ello el derecho a la vida, desde su concepción hasta su fin natural, es el primer derecho humano que hay que respetar siempre.

8. El Derecho natural es una concreción que hace la inteligencia humana al descubrir los fines naturales del ser humano, que lo realizan como tal, para que se vivan en sociedad. El Derecho positivo sólo es legítimo en la medida en que se funde en el Derecho Natural, que tiene como centro al ser humano de acuerdo a su forma natural de ser y busca explicitar los Derechos que le permiten realizarse como tal en la sociedad.

9. El interés y la búsqueda del bien objetivo del ser humano ha de estar en el centro de las acciones humanas. Debe de primar por encima de otro tipo de intereses: económicos, sociales, artísticos, etc. La ciencia y la técnica son las primeras disciplinas que han de sujetarse a la ética natural, para asegurar que su servicio es un bien para el ser humano y no el principio de su autodestrucción.

10. La dignidad humana hace de cada ser humano un “absoluto”. Los otros seres del universo son relativos, es decir pueden ser instrumentalizados en servicio del bien del ser humano. Esta realidad conduce a la práctica de una ecología responsable donde el ser humano, se compromete a hacer uso inteligente y responsable de los otros seres. Sólo él los puede conocer como son, en su forma propia de ser.

11. Siendo el ser humano el centro y el punto de referencia de la sociedad, la bondad o la maldad de una cultura se mide precisamente por su actitud hacia la persona. La supervivencia de una cultura dependerá del respeto al ser humano como es.
 
 
 
     
 
// Derechos reservados Mujer Nueva 2009 / Contáctanos / Publicidad y patrocinio //